Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» [Normal] ♕ Return Of Kings
Mar Ago 02, 2016 2:30 am por Invitado

» (Libre 2/2) Lo normal
Lun Jul 25, 2016 4:26 am por Len Soung Juang

» Algunas cosas no cambian (Libre)(Máximo 2)
Lun Jul 25, 2016 3:48 am por Kuro Neekoi

» Okay, it's time to party Hard!
Lun Jul 25, 2016 12:40 am por Date Masamune

» Hi There! (?)
Dom Jul 24, 2016 9:12 pm por Len Kagamine

» ♚ the queen is here! ♚
Dom Jul 24, 2016 5:45 pm por Karma Akabane

» I'm here, bitches! (?)
Dom Jul 24, 2016 5:38 pm por Karma Akabane

» Empezando con el pie equivocado [Libre]
Miér Jul 13, 2016 2:51 pm por Ezra Bast

» Una siesta (Privado; Kayla)
Dom Jul 03, 2016 10:49 pm por Kayla Park

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

[Semi-libre] ¡ORA ORA ORA! ¡Hora de ejecirtarse!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Semi-libre] ¡ORA ORA ORA! ¡Hora de ejecirtarse!

Mensaje por Hiromu Akiyama el Vie Mayo 13, 2016 3:45 pm

El ruido del silbato hizo un eco escandalosísimo en toda la estancia. Para ser un sitio tan grande, parecía que todas las paredes estaban especializadas para duplicar el impacto del sonido causando una hemorragia en los oídos. El gimnasio estaba repleto de cauchos, tubos,  bolas de gimnasio, muros para escalar, sacos de boxeo, rodilleras con correa, además de unos pequeños espacios vacíos que muchos ya podrían imaginarse exactamente para qué eran. Cerca de las bancas habían varios galones de agua, toallas y unos papeles en blanco que nadie sabía para qué eran.

En medio de todo aquello, un gigantesco hombre con un conjunto de ropa para ejercitar, una toalla al cuello y su silbato reventando los oídos de los estudiantes:

- ¡Buenos días, estudiantes! – gritaba Akiyama, teniendo los brazos atrás y mirando fijamente a cada uno de ellos – ¡Mi nombre es Hiromu Akiyama! Seré su profesor de Deportes hasta su graduación… si es que alguna vez llegan a graduarse – giró violentamente en dirección a un grupito que se estaba riendo, quienes dejaron de hablar y se pusieron derechitos cuando Akiyama frunció el ceño y parecía desprender un aura casi demoniaca a su alrededor – El día de hoy comenzaremos con una prueba de diagnóstico para determinar las condiciones físicas de cada uno. Como podrán ver, todo el gimnasio ha sido modificado para evaluar su fuerza, resistencia y velocidad al soportar el circuito de actividades físicas que deberán realizar como el pre-calentamiento de hoy.

El titán señaló a sus espaldas para que los estudiantes pudieran volver a ver el gimnasio entero. Tal y como decía, a simple vista la estancia parecía haberse transformado en un campo militar para los novatos que entraban sólo para ignorar las clases de matemáticas y algoritmo. Si no sufrían por los números, pues sufrirían por ejercicio, o al menos esa era la visión del instructor.

- Cada estación representa una serie de ejercicios que se encargarán de fortificar cada uno de sus pequeños y flácidos músculos. En los espacios donde no ven existencia alguna de pesas, rodilleras, cuerdas, bolas inflables, cauchos, sacos, escaladores, tubos y más, hay alfombras donde deberán hacer ejercicios como lagartijas, abdominales, sentadillas y paracaídas – Akiyama se tomó la molestia de señalar en dónde iba cada una en las diferentes zonas con alfombras azules para gimnasio – Cada vez que suene el silbato deberán de cambiar de estación, el cual deberán trotar en dirección a la que le sigue. Todo aquel que haga caso omiso al silbato o se niegue a seguir el entrenamiento será penalizado con una reducción de su calificación final y será escoltado por mi persona hasta la oficina del director. ¿Ha quedado claro? – al escuchar un silencio que parecía contener saliva y lágrimas, Akiyama infló su pecho y parecía sacar humo por la nariz – He dicho… ¡¡¡¡¿Ha quedado claro?!!!!

Todos los estudiantes, intimidados por los gritos del profesor, gritaron al unísono un “¡Señor, sí señor!” antes de que imaginaran a Akiyama explotando. El hombre suspiró por la nariz, volviendo a soltar humo por la misma antes de llevar los brazos adelante, donde tenía un bolígrafo y una libreta en cada mano.

- Pasaré entonces a hacer lista. Quiero que levanten la mano y me digan su nombre y apellido, además de la clase y sección a la que pertenecen. Quien no responda será el primero en estrenar el circuito. – volvió a mirarlos a todos, los estudiantes tragaron grueso al unisono antes de que Akiyama mirara a la lista en blanco que tenía – Si hay algún estudiante que sufra de alguna condición especial que le impida hacer la actividad, que me lo notifique apenas levante la mano. Comencemos.


Última edición por Hiromu Akiyama el Lun Mayo 23, 2016 8:57 pm, editado 1 vez
avatar
Hiromu Akiyama

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 05/05/2016
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Semi-libre] ¡ORA ORA ORA! ¡Hora de ejecirtarse!

Mensaje por Hannah Rammsteiner el Mar Mayo 17, 2016 2:33 pm

El corazón le latía con la fuerza suficiente como para que este se le terminará escapando del pecho, con la potencia equivalente a la de una bala, para terminar de lleno haciendo añicos el concreto de la pared más cercana ¡Pero no se equivoquen! A diferencia de gran parte de los presentes allí la aceleración de su ritmo cardiaco no era debido al incontrolable miedo que imponía tanto ese profesor como su tortuosa rutina de ejercicios diagnósticos, todo lo contrario, se sentía impaciente por comenzar de una buena vez con el entrenamiento. La dueña de desordenada cabellera verde siempre había sido una apasionada por los deportes, estos eran su oportunidad para hacer lo más tangible posible toda la pasión que albergaba en su interior, para sentirse viva de una manera diferente, explosiva. Lamentablemente ni sus padres ni sus tíos se veían capaces de ayudarla con un entrenamiento con la intensidad suficiente para satisfacer su incontrolable sed de adrenalina ¿La razón? Básicamente la sobreprotegían demasiado, no querían lastimarla ni de juego.

¡Pero la oportunidad de conocer sus límites por fin se hacía presente! Hiromu Akiyama era su pase directo a un viaje con destino a la autosuperación, el cual tenía muchas escalas en el proceso, escalas como las que ahora mismo gobernaban su campo visual. Detallaba los desafíos con sus ardientes ojos rojos que brillaban con determinación gracias a la idea de imaginarse superándolos todos las veces que sean necesarias. Cerro los ojos, asintió para sí misma y adquirió una posición firme a la par que volvía sus manos puños, en cuanto sus compañeros de “tortura” no hacían más que rogar que el discurso de la bestia durara toda la bendita hora para no iniciar nunca con esa locura que tal psicópata programo para castigar sus escuálidos cuerpos que solo realizaban el abdominal de levantarse de la cama.

-¡Hannah Rammsteiner, tercer año, división A!-Se impuso con una tonalidad inequívocamente firme mientras su mano se mantuvo alzada, eso logro que se hiciera notar ya que los muchachos antes de ella se presentaron con un temor que se manifestaba en el temblor quebradizo de las palabras que escupían casi pidiendo permiso para respirar. Una vez que termino volvió a apegar su brazo derecho a su costado, se mordió el labio inferior ¿Cuándo iban a comenzar? Sí, quizás si estaba tan apurada debió de desobedecer al profesor pero su idea no era generarle malas primeras impresiones.
avatar
Hannah Rammsteiner
Tercer Curso

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Semi-libre] ¡ORA ORA ORA! ¡Hora de ejecirtarse!

Mensaje por Yamato el Lun Mayo 23, 2016 8:41 pm

"Otra clase inútil para gente mediocre... ¿Será la cliché clase militar o un campo de torturas?" Se preguntaba el azabache mientras caminaba con las manos en su nuca, realmente sus expectativas con la clase de educación eran las más bajas, en su última institución ya había tenido a un maestro retirado de la guerra, un sargento o algo así, que al final había terminado como el lustrador de zapatos personal de Yamato... Con su lengua. Sí, un desperdicio de humano, uno creería que un militar daría más pelea por su carácter, pero al final, son sólo palabras, gritos y músculos.

Mientras caminaba al patio, conversando con algunos alumnos de su clase, simulando diversión y risas, llegaron al patio, justo a la hora, en este un anciano con esteroides los esperaba. Yamato simplemente sonrío ante lo obvio que podía ser, ahora seguramente daría el discurso de "entrenamiento infernal", tan típico de los entrenadores - Hoy en día, hasta los gorilas pueden ser profesores ¿Alguien trajo una banana? - Comentó en una pequeña burla inocente, tampoco era cosa de humillar al maestro en su primer día, sus compañeros cercanos comenzaron a reír, tomando la misma confianza de Yamato para enfrentarse al susodicho maestro ¿Pero que se podía esperar de una escuela llena de pandilleros y en general, la basura más asquerosa del mundo? Aunque la imagen de estos decayó considerablemente, cuando con la sola mirada de aquel titán, quedaron tan congelados como... Espera, que también lo estaba mirando a él, lo mejor sería imitar a sus compañeros, aunque la sonrisa tranquila y confiada, no podía borrarla de su rostro.

Stein-san seguía hablando y hablando, ahora explicando su circuito ¿Es que no era lo bastante obvio con sólo ver los implementos? Era suficiente la humillación de tener que afrontar tan lamentable calentamiento como para ahora, tomarlos como idiotas por no entender un sistema de educación tan básico. Yamato en su sitio, siguió analizando al gigante, algunas cosas divertidas se le estaban ocurriendo. Cuando el profesor terminó con su fatídico discurso, aclamando por la aprobación del resto, Yamato, con voz fuerte e imponente, respondió con un sólido - ¡No! - El resto de sus compañeros le observaron atemorizados por lo que podría ser de su futuro, sin embargo el valiente... O tonto chico, caminó en dirección de la locomotora de carne y sudor, caminaba con los brazos cruzados y a un paso tranquilo, mientras los estudiantes a su espalda ya comenzaban a presentarse, haciendo caso a las órdenes del tirano - ¿No le parece absurda la idea de efectuar este circuito, siendo una clase donde mezcla alumnos de distintos cursos? Quizás la loca de pelo verde de allá atrás pueda, porque seguramente esté acostumbrada a prácticas masoquistas o algo así, pero ¿No es un abuso el obligarnos a hacer esta clase de entrenamiento cuando simplemente somos un grupo de niños? Quizás la edad le comenzó a provocar alzhéimer, pero aquí no somos militares, es más, si esto es el calentamiento ¿Acaso la clase será de encerrarnos en un coliseo y luchar a muerte? ¿Cómo responderá en caso de que alguno se lastime? ¿Stein-sensei? ~~ - Comentó ya estando cara a cara con el demonio, su sonrisa reflejaba una seguridad innata, que no representaba para nada lo que acababa de decir, realmente ni si quiera había pensado mucho en sus palabras, puesto que no reflejaban  para nada su modo de pensar, simplemente, quería divertirse un rato, ya fuese viendo la reacción impulsiva o violenta del profesor, al utilizar su autoridad como un favor divino... O mejor aún, la reacción de sus compañeros, que comenzaron a protestar, apoyando su idea de "trato injusto", gritando cosas que fácilmente podían ser pasadas como un copiar y pegar de lo que Yamato acababa de decir, sólo que en un lenguaje más propio de los monos, lleno de gritos y quejas sin sentido. Uno pensaría que los únicos que se quejarían serían su propio grupo de amigos, además de uno que otro pandillero que simplemente moría de pereza por hacer ejercicio, pero no, las palabras de Yamato, pese a no tener un argumento realmente sólido, habían apelado al orgullo e ira de la mayoría de sus compañeros, los cuales bastaba con una pequeña chispa, para que empezaran a incurrir ¿A la violencia tal vez? - Yamato, primer año... Espero que nos llevemos bien, sensei - Comentó aprovechando el ruido, para observar al profesor con su mirada de serpiente, dando a entender perfectamente su intención de que simplemente, esta clase era un juego para él ¿Quizás era un desafío para el profesor? O simplemente otra jugarreta del menor, quién mantenía su atención pendiente y reflejos al día, estaba preparado para cualquier movimiento del profesor - Si quiere, puedo empezar, no tengo problemas con su juego de niños -  
avatar
Yamato

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 28/04/2016
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Semi-libre] ¡ORA ORA ORA! ¡Hora de ejecirtarse!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.