Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» [Normal] ♕ Return Of Kings
Mar Ago 02, 2016 2:30 am por Invitado

» (Libre 2/2) Lo normal
Lun Jul 25, 2016 4:26 am por Len Soung Juang

» Algunas cosas no cambian (Libre)(Máximo 2)
Lun Jul 25, 2016 3:48 am por Kuro Neekoi

» Okay, it's time to party Hard!
Lun Jul 25, 2016 12:40 am por Date Masamune

» Hi There! (?)
Dom Jul 24, 2016 9:12 pm por Len Kagamine

» ♚ the queen is here! ♚
Dom Jul 24, 2016 5:45 pm por Karma Akabane

» I'm here, bitches! (?)
Dom Jul 24, 2016 5:38 pm por Karma Akabane

» Empezando con el pie equivocado [Libre]
Miér Jul 13, 2016 2:51 pm por Ezra Bast

» Una siesta (Privado; Kayla)
Dom Jul 03, 2016 10:49 pm por Kayla Park

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

Hey! Thank You [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hey! Thank You [Privado]

Mensaje por Hannah Rammsteiner el Dom Mayo 15, 2016 1:34 pm

Hannah lo ignoraba pero su personalidad extrovertida, apasionada y alegre invitaba a la gente a acercarse a ella para intentar ser aunque sea rozados por la jovial calidez que envolvía el aura de su esencia, debido a eso no era extraño verla rodeada de personas. Amistades de su división, de otras, quizás uno que otro profesor, sin duda alguna su descontrolada cabellera verde era popular en el instituto ¿Era algo que se le podía subir a la cabeza? No, para nada, nunca ha sido ese tipo de persona y la pureza de su corazón, y de sus intenciones, nunca se lo permitirían. Libre, colorida, como las flores ante la primera brisa primaveral, se atrevía a llevarle la contra a la fría estación en la que se encontraba.

Primer receso de la mañana de un otoñal lunes. A los pocos segundos de tocada la campana el alumnado salía de sus salones casi desesperados por aspirar esa ligera libertad que les otorgaba la agobiante jornada estudiantil, algunos se quedaban hablando por los pasillos, otros se iban directo a la cafetería, el resto buscaba un espacio en los jardines que era donde esta alta muchachita se dirigía mientras escuchaba música a todo volumen con sus auriculares, cuando caminaba a veces daba vueltas sobre su propio eje y movía la manos como si tocara la batería, siguiendo obviamente el ritmo de las melodías que ingresaban por sus oídos y llegaban hasta su pecho, no había nada en ella que no pasará por allí.

Silbaba, movía los hombros, a veces incluso cantaba un poco los estribillos, continuo con su fiesta individual hasta que un obstáculo interfirió con su trayecto hacía la banca ubicada debajo de un imponente árbol, todo a su alrededor estaba lleno de hojas muertas pero eso era algo que no la molestaba en lo absoluto, lo veía como un sitio pintoresco para disfrutar de su almuerzo ¡Oh, verdad! La muchachita se quitó sus auriculares para prestarle su debida atención a quien sea que hubiera chocado con ella.

-¡Lo siento! ¡Lo siento!-Se apresuró a decir mientras agitaba la mano derecha, había cerrado los ojos en una inconsciente expresión avergonzada. Era obvio decir que no era la primera vez que le pasaba en estos dos años ya cursando en el instituto, en realidad ya le venía valiendo varias reprimendas de su padre y sonrisas resignadas de Haru, este último era casualmente con el que más se chocaba, a veces pensaba que el rubio lo hacía apropósito solo para verla apenarse.- No veía por donde iba…
avatar
Hannah Rammsteiner
Tercer Curso

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hey! Thank You [Privado]

Mensaje por Haru el Dom Mayo 29, 2016 12:55 am

Las mañanas que pasaba en la escuela eran por lo regular bastante tranquilas, un nuevo periodo había comenzado y con él siempre había uno que otro estudiante incapaz de seguir los protocolos del instituto. Muchos de los nuevos ingresos a veces venían de escuelas problemáticas y otros solo usaban el instituto como una suerte de refugio ante las malas experiencias en escuelas pasadas, lo cierto de todo esto era que de cierta manera disfrutaba el lugar en el que estaba. Con su sonrisa tenue y su delgado cuerpo levantaba su mano para saludar a aquellos que entraban a un nuevo día, recibiendo a veces un par de palmadas en ella o alguna mirada de miedo de algún estudiante que había sido reprimido anteriormente, pero el joven rubio respondía a todo siempre con una pequeña sonrisa, a veces no entendía por qué otros le temían si el simplemente hacia lo que debía hacerse cumpliendo la voluntad de crear un ambiente sumamente ameno, tal como su “jefe” le había encomendado.

Él definitivamente había crecido, su cuerpo ahora desintoxicado, dejaba asomar los rastros de su crecimiento y quien una vez fue el más joven de la popular pandilla se había convertido rápidamente en un encantador joven de cabello largo y brillantes ojos azules. El silencio era una suerte de marca personal porque además de no hablar mucho sus pasos eran tan silenciosos que no podías nunca adivinar de donde había aparecido, era como una especie de sombra de justicia en el instituto y absolutamente nada podía escapar a su “mano de hierro”. Esa mañana de otoño transcurría de manera normal, luego de cerrar la puerta del instituto y lanzar una mirada de bestia a aquellos que intentaron saltarse el portón para llegar a clases caminó con tranquilidad al interior para verificar que no quedaba nadie en los pasillos que no tuviera permiso para estar ahí, pasó por la cafetería para saludar, por los jardines y finalmente se dirigió a la sala administrativa a pasar un tiempo con su jefe y su amigo de jocosa apariencia.

Hari miraba furtivamente como las líneas de la edad se habían asomado en ambos mientras discutían sobre asuntos relacionados a los profesores, a los alumnos y otros que… eran más “privados” después de todo convertir un nido de ratas en una escuela prestigiosa requería no solo de las ganas para lograrse… a pesar de que los años pasaran Haine se veía tan imponente como el primer día que se cruzó con sus rojizos ojos. La campana del termino sonó, era al momento para el rubio de dar una vuelta para evitar que los alumnos se contrariaran los unos a los otros. Haine dejó sobre su mano un recipiente con algunos de sus dulces favoritos y le ordenó que luego de terminar su guardia regresara para que tomaran el almuerzo juntos. Asintió sonriendo y emprendió el rumbo primero por las aulas, luego por la cafetería y finalmente tomo rumbo hacia los jardines, al parecer sería una mañana otoñal tranquila. Dirigió su vista al cielo cubriéndose un poco con su brazo de los rayos del sol y luego dirigió la vista hacia los árboles, mirando atentamente como si iban marchitando presas del frio de un invierno que amenazaba con llegar a devorarlos por completo.

En medio de aquel panorama había un pequeño punto que parecía no palidecer ante los cambios de temperatura. De cabello verdoso e inquieto andar Haru la miró con una pequeña sonrisa. Compartía el cabello de su madre con aquellos ojos llenos de vida de su padre, después de tanto sufrir, de tanto luchar y después de tantas perdidas… Para él era una creación maravillosa, la materialización perfecta… una suerte de flor que se alzó sobre el árido terreno que había dejado la guerra que había librado su padre por tantos años. Y desde la primera vez que la sostuvo en sus brazos que ella jamás tocaría el manto del sufrimiento mientras su corazón siguiera latiendo. Hija del director del instituto Hannah era un ser inocente que había sido criado con amor y esto contribuía a su despistada, pero alegre personalidad. A paso tranquilo se acercó a ella y se mantuvo de pie mirándola como si conociera el desenlace de la historia que estaba a punto de ocurrir y finalmente recibió el leve impacto del cuerpo de la joven seguido de un choque entre los rojizos irises de la joven con los azulados suyos en una suerte de contradicción a si mismos.

Haru exhaló sonriente mientras movía un poco su cabeza de un lado a otro negando y abrió sus labios por primera vez ese día -Lady… -Su voz era tranquila, suave y algo grave- por favor tenga más cuidado – continuó con la sonrisa en sus labios. No le importaba que aquel apodo diera pie a favoritismos, ella era su lady, la Lady de Hiiro la Rammsteiner mayor y por ende se le debía respeto aunque con ella se aplicaban las mismas reglas que con el resto de los estudiantes


Haru ♣️ Disciplina
avatar
Haru
Disciplina

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.